¿Por qué y cómo debes de gestionar el cambiar de trabajo?

cambiar de trabajo

¿Tienes una amplia o corta trayectoria laboral? Tanto si llevas mucho, como si llevas poco, es natural que te surjan dudas y te plantees cambiar de trabajo. Estas dudas nos generan una desazón que a veces pueden ser difícil de gestionar y puede conllevar el caer en la precipitación.

Pero para empezar queremos tranquilizarte, ya que no eres a la única persona que le pasa. ¿Pero por qué queremos cambiar? ¿Cómo podemos saber si necesitamos romper con todo y cambiar de empleo?

Señales de que debes cambiar de trabajo

Trataremos de dar un poco de luz sobre este asunto y guiarte sobre porqué el 42% de las personas de nacionalidad española nos hemos puesto algún propósito de cambio para este año y, en concreto, porqué el 62% nos hemos planteado algún cambio en materia laboral para este 2020.

Y, ¿por qué pasa esto? Te damos algunas claves con los que quizás te sientas identificada como persona trabajadora pero siempre debes de analizarlas de manera fría:

buscar empleo

¿Te motiva lo que haces?

A lo largo de nuestra vida todos pasamos por etapas de desmotivación en las que en determinadas circunstancias nos cuesta salir de la cama, apagar el despertador o empezar los lunes. Eso es más común de lo que piensas, pero debes meditarlo bien porque puede ser algo pasajero o si llevas sufriéndolo durante un período de tiempo quizás debas plantearte tu situación.

¿Cómo puedes valorarlo? Ante esta situación debes analizar si tu trabajo actual te ayuda a crear y proponerte nuevos retos, formularte nuevas expectativas de futuro o si, por el contrario, te aburre y hace que ya no tengas pasión por lo que haces o por aprender. Ante este escenario, debes de plantearte como una opción real el cambiar de trabajo.

Piensa a corto y medio plazo

Debes tener unos objetivos claros que te permitan identificar lo que verdaderamente buscas en el ámbito laboral para ayudarte a tomar decisiones más completas y acertadas.

Para ello, te proponemos que realices dos listados. Uno en el que expongas todo lo que te hace sentirte realizado a día de hoy y otro con las cosas a las que darás más peso en tu futuro. Compáralos y te ayudará a evaluar si tienes posibilidades de crecer profesionalmente dónde estás, si mantienes la misma ilusión que cuando empezaste o si es lo que esperabas. Si después de ello hay algo que no te encaja, empieza a dar forma a la idea de cambiar de trabajo.

¿Te sientes una persona quemada o agotada en tu puesto de trabajo?

¿Sufres estrés?, ¿te cuesta mantener la concentración?, ¿sientes que no rindes como te gustaría?, o ¿te puede la desmotivación? Si tu respuesta a estas preguntas es afirmativa puede ser que sufras el “Síndrome de Burnout” y podría ser la explicación a estos males. Para saberlo o descartarlo te proponemos una serie de hábitos para determinarlo:

  • Relaja tus hábitos: lleva un control de lo que duermes y comes, y haz deporte. Notarás otra energía y ánimo.
  • No te pengas grandes metas. En su lugar, fragmenta tus objetivos y conviértelos poco a poco en algo más realizable.
  • El tiempo que te dedicas a ti y a los tuyos conviértelo en tiempo de calidad.
  • Descubre si alguno de tus compañeros se identifica con tu situación.
  • Pon tus prioridades en consonancia con tu proyecto vital.

Tus condiciones laborales se ajustan a tu forma de vida

Quizás sea uno de los aspectos más determinantes a la hora de plantearnos el cambiar de trabajo. El conciliar la vida profesional con la laboral es algo que nos aporta calidad de vida.

Muchas veces el pegar un salto salarial se convierte en el principal motivo para desear un cambio laboral pero no todo se puede reducir a eso. Debes valorar si tu trabajo actual tiene un horario cómodo para que puedas disfrutar de tu vida privada, si la distancia de tu casa es cómoda, si tienes vacaciones cuando quieras planificarte algún viaje etc… Si es así quizás el cambiar de trabajo no sea la solución más adecuada para mejorar tu situación.

¿Te sientes una persona valorada y disfrutas de un buen ambiente?

El sentirse una persona trabajadora respaldada y reconocida afecta al estado de ánimo de cada una y a su rendimiento. Esto ayuda a que te esfuerces aún más para lograr tus retos y alcanzar las expectativas de futuro.

Sin embargo, si convives con un ambiente de trabajo crispado, tenso o sientes que tu trabajo está muy cuestionado por el resto, si tu entorno laboral no favorece a tu rendimiento…son algunas pistas que te ayudarán a tomar la determinación de tomar la decisión de cambiar de trabajo.

¿Cómo gestionar la idea de querer cambiar de trabajo?

cambiar de trabajo
  1. Trata de ser realista

Según un estudio, a partir de los 35 años se hace más habitual el tener la sensación de odiar nuestro puesto de trabajo.

Esto no quiere decir que les ocurra a todas las personas trabajadoras. Por ello, es conveniente que te regales un período de reflexión para ser realista y consciente de que el trabajo perfecto no existe.

No existe un trabajo que nos llene al 100%. Siempre va a haber algo que nos desagrade. Por lo tanto, debes de analizar qué grado de interferencia produce en tu vida diaria o si es algo tolerable y puedes convivir con ello.

2. Mantén la calma

Pese a que puedas tener muy claro que necesitas un cambio de trabajo, nunca debes de tomar esta decisión de manera impulsiva o en caliente. ¿Por qué? Muy sencillo. Quizás el abandonar tu actual trabajo de manera precipitada te haga estar durante unos meses en búsqueda de empleo y con cierta incertidumbre. Ante esta situación, ¿cómo te sentirías?, ¿acabarías aceptando algo por desesperación?. Es muy probable que caigas en esa tentación. Por eso, tal vez el mantener tu actual puesto de trabajo no sea tan dramático ni terrible.

3. Reinvéntate siempre

El 48% de españoles y españolas apuestan por realizar formación para reciclarse, adquirir nuevas competencias o aprender nuevas herramientas.

Por este motivo, sea la situación que tengas nunca debes caer en el acomodamiento y siempre tienes que ser una persona abierta a ampliar tus conocimientos. Nunca es tarde para formarse.

En definitiva, no te conviertas en tu mayor obstáculo. Construye tu futuro con formación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Deja un comentario

Cerrar menú